miércoles, 3 de diciembre de 2008

Represa de Poechos - Sullana La Perla del Chira






Los diseños se inician en agosto de 1971 y corresponden a la I Etapa del Proyecto de Irrigación Chira-Piura. Se comienza a construir el 24 de junio de 1972 y la derivación de aguas del río Chira al río Piura el 5 de mayo de 1974 mediante la planta de bombeo de Montenegro. La I Etapa del Chira-Piura comprendió los siguientes componentes: a) represa de Poechos, con una capacidad inicial de almacenamiento de mil millones de metros cúbicos; b) canal de derivación de 54 Km de longitud desde Poechos hasta el río Piura (Curumuy), con una capacidad de 70 M3/seg; y, c) obras de rehabilitación del Bajo Piura (sistemas de drenaje de 35,500 Ha, con una longitud de drenes principales, secundarios y terciarios de 465 Km); diques en la laguna de Ramón; y, diques de defensa (emergencia) de 15 Km de tramos críticos para proteger el área agrícola y los tramos construidos. La represa de Poechos y el canal de derivación se ppnen en funcionamiento en mayo de 1976 (Ministerio de Agricultura, 1976. Proyecto Chira-Piura, Primera Etapa, 1976).
Represa de poechos
Lo que falta en Piura es el agua. No es una historia nueva, sino de toda la vida; por eso, se han buscado formas de mantener la larga tradición agrícola, la que ha recibido mayor impulso en los últimos cien años.

Los primeros proyectos de irrigación para los valles del Medio Piura y Medio Chira datan de finales del siglo XIX.

Ingenieros habían considerado el trasvase del río Quiroz, en la cuenca del Chira, para proporcionar agua a un sector eriazo entre Las Lomas y Tambogrande.

El proyecto no vería la luz hasta mediados del siglo siguiente, cuando la irrigación San Lorenzo inició una lenta transformación de un desierto en un exuberante valle.

Sin embargo, el flujo de agua de San Lorenzo –proyectado para abastecer a todo el valle del Piura—era insuficiente, por lo que se necesitaban más fuentes para asegurar la mayor cobertura posible.

En 1969, el Gobierno Militar del piurano Juan Velasco Alvarado aprobó un proyecto de irrigación que, tomando las aguas del río Chira, el más caudaloso de la región, pudiera ampliar la frontera agrícola del valle del mismo nombre, pero también sustentar a los valles del Medio y Bajo Piura.

Tres años después, se comenzó a construir el reservorio de Poechos, el espejo de agua artificial más grande del Perú, que podía llegar a contener hasta mil millones de metros cúbicos, con lo que las necesidades del campesinado alrededor de las ciudades de Sullana y Piura quedarían satisfechas.

La obra se termino e inauguró en 1976, con 885 millones de metros cúbicos de agua acumulados en el reservorio, pero no pasaría su primera prueba de fuego hasta 1983.

El Niño había traído lluvias torrenciales que azotaron la zona durante la primera mitad de ese año, las más fuertes en casi medio siglo.

Poechos no sufrió daños de consideración y se logró regular la cantidad de agua suficiente para no evitar más inundaciones que las ya había producido el episodio pluvial.

En 1998, la historia se repitió. Aunque con menor intensidad, un periodo pluvial de cuatro meses, producido por El Niño, volvió a poner a prueba a la estructura, y, al menos externamente, no hubo daños de consideración.

Pero el problema no estaba en la infraestructura seca, sino en el fondo del agua.

Los periodos pluviales habían acarreado material aluvial que se fue acumulando en el lecho del reservorio, comenzando un lento proceso de colmatación.

En esta historia: La sentencia del sedimento | Reservorios satélites | Y la inspiración se hizo maqueta

Además: Adolescentes investigadores

La sentencia del sedimento

El Proyecto Especial Chira-Piura (PECHP) en la ciudad de Piura, que administra las instalaciones de Poechos y toda la irrigación, estima que en 1983 se acumuló 70 millones de metros cúbicos de sedimento, y en 1998, 80 millones: “y lo previsto era que se registren seis millones de metros cúbicos anualmente”, según sus propios comentarios.

“La sedimentación tiene su origen fundamentalmente en la erosión de los suelos que se produce en las partes altas debido a que estas áreas están desprotegidas existiendo deforestación en la zona”, explicó el PECHP en un reporte elaborado por su Dirección de Estudios y Medio Ambiente.

Según esta oficina, hasta el año pasado, la cantidad de sedimentos en Poechos era de 397,3 millones de metros cúbicos, que ha provocado la reducción de su capacidad a un 44,9 por ciento.

La preocupación al respecto es general. Antonio Brack, reconocido ecologista peruano, y Cecilia Mendiola creen que, al ritmo actual, al reservorio le queda algo de medio siglo de vida, después de lo que quedaría convertida en un pantano y con una escasa capacidad de almacenamiento.

A ello se suma la sequía que desde 2003 azota a toda la región Piura .Las lluvias han sido insuficientes para impulsar campañas masivas de siembra y cosecha de alimentos, y sólo se han concentrado en arroz y frutales.

El presidente de la región Piura, César Trelles, cree que una solución es construir un embalse en el río Quiroz, a la altura del sector Santa Rosa, un viejo proyecto que proporcionaría más agua a la irrigación San Lorenzo, y permitiría generar 800 megavatios de energía eléctrica, pero que no soluciona directamente el problema en Poechos.

En mayo de 2002, el ingeniero agrónomo Jorge Córdova, que entonces residía en Sullana, opinó que las alternativas para salvar el espejo de agua eran: elevar el nivel del reservorio, dragar el fondo o dinamitar el lecho. Lo más caro sería dragarlo.

Córdova estimaba la vida útil del reservorio en una década.

En esta historia: La sentencia del sedimento | Reservorios satélites | Y la inspiración se hizo maqueta

Además: Adolescentes investigadores

Reservorios satélites:

n su afán de asegurar el flujo de agua, los mismos campesinos han proyectado sus propias soluciones.

La Comisión de Regantes de Miguel Checa cree que una alternativa a la sedimentación de Poechos es construir dos reservorios más pequeños, que se abastezcan con el agua de la represa, pero que garanticen la existencia de agua.

El primer espejo se construiría en la zona de Santa Victoria, contigua a Poechos, para acumular 150 mil metros cúbicos de agua; el segundo se proyectaría 12 kilómetros al suroeste, en Casuras, que contendría hasta 180 mil metros cúbicos de agua.

Los dos reservorios estarían conectados mediante un canal simple, mientras que Santa Victoria obtendría el agua desde Poechos mediante un canal aductor; la idea es que ambos acumulen líquido durante los tiempos de avenidas.

La propuesta fue presentada el 9 de setiembre pasado durante una reunión organizada por el PECHP, para explicar los alcances de su proyecto Afianzamiento del desarrollo de Poechos, desarrollado en coordinación con el Gobierno Regional de Piura.

Joaquín Balarezo, miembro del Consejo Directivo del PECHP, comentó que iba a incorporar la propuesta a ese perfil.

Afianzamiento del desarrollo de Poechos ya ha sido acogido a las partidas del Sistema Nacional de Inversión Pública, y ahora se encuentra en manos del Ministerio de Agricultura.

Fuente: Bioespacio

http://www.geocities.com/factortierra2/bioespacio/20051110/